domingo, 8 de agosto de 2010


Parece que sigues siendo la misma ilusa de siempre, la misma gilipollas. ¿No aprendes de tus errores o qué? Espabila por favor, pero espabila rápido. Siempre te crees lo que te dicen, pero no tiene que ser así, deja que las cosas se hagan hechos y no sólo palabras, porque luego así te pasa. Venga, ánimo.