domingo, 25 de abril de 2010

No lo sé

No me preguntes por qué, pero tengo unas ganas de llorar tremendas.

No es de pena, tampoco de alegría; simplemente me apetece. Sólo quiero desahogarme.

No tengo nada claro en esta cabeza, no sé qué pensar, ni qué hacer. Y me jode tanto no poder controlar mis sentimientos que todavía me entran más ganas de llorar.

Me pasa por gilipollas, y por creerme todo lo que dicen y sobre todo, por montarme películas que no son.

En fin, espero que esto pase o al menos llorar y desahogarme.