sábado, 14 de febrero de 2009

Te necesito

Ahora ya sabes que lo que echo de menos son tus besos. Son suaves, dulces y con cariño, exactamente como a mí me gustan. Echo también de menos que me susurres después de dármelos, que te quedes embobado mirándome, mirarte y volver a besarnos.

Me gusta que me llames “bonita” mientras me haces caricias, y que seas tan delicado conmigo, que me trates como si fuese lo que más quieres en esta vida.

A mí, en cambio, me gusta besarte, suavemente también, intentando que cada uno de mis besos sea mejor que el anterior. Me gusta que te rías conmigo y me agarres del pelo.

Me gustaría quedarme contigo toda la noche, mirando las estrellas, mirando la luna y por supuesto, mirar tus ojos; pasarme la noche mirándote, abrazados y acariciándonos.

Ahora sí, ahora ya sabes que te necesito. Te necesito a ti, a tu madurez, a tus besos, a tus caricias y a tus abrazos. Y por favor, una vez me abraces, no me sueltes, agárrame contigo para siempre. Hagamos lo nuestro la historia más envidiada, esa con la que todos sueñan.

Me gustaría que esto no acabara nunca, me gustaría tenerte siempre.

Querría tenerte conmigo todos los días, todas las noches.

Ahora ya sabes que te necesito, entonces ahora, abrázame.