martes, 4 de septiembre de 2007

17:30

17:30, suena el móvil.
-¡Mierda! Llego tarde.
Un beso y lo siento.
-¿Que has hecho hasta ahora?
-Recorrerme la ciudad mil veces.
-¿En serio o me vacilas?
-No no, en serio.

-¿A donde vamos?
-A donde quieras, tu conduces. Aparca donde puedas y damos una vuelta, ¿no?
-Vale.
-Espera, mensaje. Tira al Marugame que están ahí.

Llegar, un Nestea y una Coca-Cola.
-¿Vamos al faro?
-Vale.

Ella, el y yo en el coche de el.
-Sandra, ¿le indicas tu? Por cierto, podríamos coger algo antes de subir.
Compramos, y al faro.

Faro, comida, amigos, bebida, tabaco, porros, coches, djembes ¿algo más? Cámara de fotos. Muchas fotos echas.
Maleteros de coches, ruido de djembes y la oscuridad de la noche, la luz del faro.
-Habrá que cenar, ¿no?
Unos para un lado, nosotros a otro.

Noche, fiesta, alcohol y bailes.
Risas, hambre y patatas fritas.
Gente cansada, ella que se va, y nosotros… nosotros al coche.
-¿A donde vamos?
-Mirador, Igueldo, Faro… un, dos, tres elige ya.
-¡Igueldo!

Llegar a Igueldo y ver la ciudad iluminada por esas farolas.
Querernos, besarnos, darnos las manos.
Frío, a si que vamos al coche.
-Vamos al faro.

Un coche que no arranca, mosqueos.
En medio de un túnel intentando arreglarlo.
Por fin arranca.

Faro.
Rayada.
-¿Que te pasa?
-Nada
-¿Qué pasa Silvia?
-Nada.

Portazo.
Lágrimas.
Cuatro pasos y ver más lágrimas.
Abrazo, y salen más lágrimas.
-¿Ya o ya? No llores por favor.
-Vale.
-Fer, te quiero ¿vale?

Más frío a si que al coche.
Mas abrazos y mas sensaciones de esas, tu dentro de mi.
Vamos a casa.
No te vayas.

No hay comentarios: